Preguntas más frecuentes sobre certificación forestal


    1. ¿Por qué se dice que es necesaria esta certificación? ¿Qué condicionantes la hacen necesaria actualmente en España?
    2. ¿Son certificables las masas forestales españolas que existen actualmente?
    3. ¿Por qué hay diferentes sistemas de certificación? ¿Habrá en un futuro un reconocimiento mutuo?
    4. ¿Qué diferencias sustanciales existen entre PEFC y otros sistemas no reconocidos por PEFC?
    5. Cuando hablamos de coste, ¿de qué orden puede estimarse?
    6. Los costes derivados de la certificación, ¿en quién repercuten?
    7. El hecho de certificar un monte, ¿qué ventajas y qué inconvenientes puede suponer?
    8. ¿Qué exigencias comporta la certificación?
    9. ¿Qué entidad puede realizar las auditorías?
    10. ¿Cuál sería la periodicidad de las auditorías?
    11. ¿En qué consiste la normalización?
    12. ¿Qué es una norma UNE?
    13. El proceso de certificación es voluntario, ¿podría hacerse obligatorio si se convirtiera en un requisito puntuable a la hora de contratar con la Administración, como ocurre con las series ISO 9000 y las 14000?
    14. ¿Qué papel juega la Administración en la certificación forestal?, ¿y como propietaria de montes?
    15. ¿Cuál es la actitud de los propietarios forestales frente a la certificación?.
    16. Los sistemas de certificación parecen estar muy enfocados a los productos madereros, ¿sería posible certificar otros productos derivados del monte como el corcho y las resinas?
 

 

1 . ¿Por qué se dice que es necesaria esta certificación? ¿Qué condicionantes la hacen necesaria actualmente en España?

La Certificación PEFC surge de la necesidad de tener un sistema de certificación forestal adaptado a la realidad forestal, social y ambiental de cada país y acorde con los criterios e indicadores de gestión forestal sostenible aprobados por los gobiernos. La certificación PEFC en España es la única que se realiza siguiendo las normas oficiales UNE de Gestión Forestal Sostenible, además de la legislación forestal vigente.

 



2. ¿Son certificables las masas forestales españolas que existen actualmente?

Lo que se certifica es la gestión de las masas forestales, y esta gestión podrá ser certificada siempre y cuando cumplan las normas UNE de Gestión Forestal Sostenible.

 


3. ¿Por qué hay diferentes sistemas de certificación? ¿Habrá en un futuro un reconocimiento mutuo?

El reconocimiento mutuo entre sistemas es una de las líneas de trabajo más importantes del PEFC. En la Comunicación existen en el mundo 28 sistemas nacionales de certificación reconocidos como Sistemas PEFC, cada uno de ellos desarrollados con los criterios más acordes con la realidad forestal y social de cada una de las regiones en las que son operativos.

 


4. ¿Qué diferencias sustanciales existen entre PEFC y otros sistemas no reconocidos por PEFC?

Las diferencias con otros sistemas de certificación no son insalvables pero algunos de los rasgos diferenciadores del PEFC son:

    Tanto la Acreditación de Organismos de Certificación como la Certificación son llevadas a cabo por terceras partes independientes.

    Está basado en los criterios e indicadores acordados en los procesos ministeriales por los diferentes gobiernos y su desarrollo está ideado para adaptarse a la realidad social, económica y ambiental de los bosques en función de la región climática.

    Las normas que se deben cumplir para la certificación PEFC en España se han desarrollado, según la legislación vigente, en la única entidad de normalización existente en España y el resultado es la serie de normas UNE de gestión forestal sostenible.

    En cadena de custodia es posible la certificación basada en porcentajes, además de por separación física, de forma que los porcentajes mínimos para PEFC son de un 70%, frente a los porcentajes, sustancialmente inferiores, establecidos por otros sistemas.

El Parlamento Europeo ha considerado al sistema de certificación forestal PEFC completamente apropiado para asegurar la gestión forestal sostenible. Esta idea ha sido incluida en el Manual sobre la Contratación Pública Ecológica, elaborado por la Comisión Europea en 2005.

 


5. Cuando hablamos de coste, ¿de qué orden puede estimarse?

El abaratamiento de costes es uno de los principios guías de la certificación PEFC. Con el fin de evitar que el coste sea un elemento discriminatorio para la certificación, se han diseñado modalidades de certificación conjunta que, sin perder garantías en el cumplimiento de los requisitos, permitan optimizar gastos. El coste de la certificación comporta, por una parte, costes indirectos, esto es, aquellos que se producen por el cambio de gestión para cumplir las normas de gestión forestal sostenible; y, por otra, costes directos que son los relativos al proceso de auditoria. El coste final del proceso dependerá en gran medida de la gestión realizada hasta el momento y de la superficie que se certifique.

 


6. Los costes derivados de la certificación, ¿en quién repercuten?

La certificación forestal conlleva la certificación de la gestión realizada en las masas forestales, por lo que en una primera etapa será el propietario forestal quien asuma el coste. Posteriormente, la industria deberá asumir la certificación de la cadena de custodia de los productos que se obtengan de dichas masas certificadas. Los consumidores finales serán los que deban elegir entre un producto certificado y otro que no lo esté.

 


7. El hecho de certificar un monte, ¿qué ventajas y qué inconvenientes puede suponer?

La certificación forestal PEFC es una herramienta que asegura la pervivencia en óptimas condiciones de los bosques, pues funciona como un mecanismo de control sobre la procedencia y aprovechamiento de la madera que se consume. Esto supone una gran ventaja competitiva frente a los productos de dudosa procedencia y permite la apertura de nuevos mercados. Por otro lado otorga al consumidor la posibilidad de influir sobre la gestión realizada en las masas forestales para mejorarla, de acuerdo con criterios sociales, económicos y ambientales.
Como inconveniente se puede señalar que es una inversión en el futuro de la masa forestal, por lo que la inversión realizada produce beneficios a medio-largo plazo.

 


8. ¿Qué exigencias comporta la certificación?

En el caso de la certificación PEFC de Gestión Forestal Sostenible, se exige el cumplimiento de los criterios e indicadores de las normas UNE de Gestión Forestal Sostenible y de la legislación forestal vigente. Para la certificación PEFC de Cadena de Custodia, se requiere el cumplimiento del Documento Normativo “Cadena de Custodia de Productos Forestales-Requisitos, que asegura la procedencia de los productos certificados de bosques bien gestionados.

 


9. ¿Qué entidad puede realizar las auditorías?

Cada solicitante del certificado por el sistema PEFC podrá elegir la entidad de certificación que estime oportuno entre las acreditadas para tal fin por ENAC- Entidad Nacional de Acreditación  o entidad equivalente.

 


10. ¿Cuál sería la periodicidad de las auditorías?

El periodo completo de validez del certificado forestal o de cadena de custodia es de cinco años. Para su obtención se realizará una auditoría al inicio del proceso en la que, en ambos casos se auditarán todos los apartados de los documentos normativos de referencia.

Con periodicidad anual se realizaran auditorias de seguimiento. Así mismo, la entidad de certificación podrá realizar auditorías extraordinarias cuando lo estime oportuno por evidencias que así lo motiven.

 


11. ¿En qué consiste la normalización?

La normalización es una actividad colectiva encaminada a establecer soluciones a situaciones problemáticas recurrentes. En particular, esta actividad consiste en la elaboración, difusión y aplicación de normas.

La normalización ofrece a la sociedad importantes beneficios, al facilitar la adaptación de los productos, procesos y servicios a los fines a los que se destinan, protegiendo la salud y el medio ambiente, previniendo los obstáculos al comercio y facilitando la cooperación tecnológica. Definición de la Asociación Nacional de Normalización y Certificación – AENOR-.

 


12. ¿Qué es una norma UNE?

Una norma UNE es una especificación técnica de aplicación repetitiva o continuada, cuya observancia no es obligatoria. Se establece con participación de todas las partes interesadas y es aprobada por AENOR, organismo reconocido en los ámbitos nacional e internacional por su actividad normativa (Ley 21/1992, de 16 de julio, de Industria). Definición de la Asociación Nacional de Normalización y Certificación – AENOR-.

 


13. El proceso de certificación es voluntario, ¿podría hacerse obligatorio si se convirtiera en un requisito puntuable a la hora de contratar con la Administración, como ocurre con las series ISO 9000 y las 14000?

El hecho de que la administración considere requisito puntuable las series ISO 9000 y las 14000, no implica su obligatoriedad. Por tanto, aunque la certificación forestal ya se considere un requisito puntuable en muchos concursos con la Administración, esto no la convierte en obligatoria.

La certificación forestal supone una ventaja competitiva a la hora de participar en los concursos públicos con la Administración, además de ser una herramienta de marketing que permite a propietarios e industriales mejorar su posición en el mercado.

 


14. ¿Qué papel juega la Administración en la certificación forestal?, ¿y como propietaria de montes?

La Administración, en su momento, reflejó en la Ley de Montes 43/2003 la voluntad de potenciar la certificación forestal como instrumento de mercado para el fomento de la gestión forestal sostenible, como iniciativa privada y voluntaria. Para dar cumplimiento a esta medida, cada vez más administraciones públicas fomentan las compras verdes, es decir, favorecen la adquisición de productos que tengan la garantía de que proceden de bosques gestionados sosteniblemente.

Como propietaria, puede participar voluntariamente en el seno del PEFC, como un asociado más. Si lo considera oportuno, también puede solicitar la certificación forestal, a título individual o adscribirse a la certificación, de grupo o regional, para obtener el certificado de la gestión de su propiedad.

 


15. ¿Cuál es la actitud de los propietarios forestales frente a la certificación?

Puede interpretarse que los propietarios son el motor de la certificación PEFC, ya que surgió en septiembre de 1998, como iniciativa en la Confederación Europea de Propietarios Privados Forestales - CEPF-, organización en la que están representados los propietarios forestales españoles. Su actitud abierta a esta innovación ha sido la base de su progreso, con el convencimiento de elaborar un sistema creíble, transparente, riguroso y económicamente eficiente, es decir, con los argumentos necesarios para resolver las dificultades que supone la fragmentación de la propiedad forestal.

 



16. Los sistemas de certificación parecen estar muy enfocados a los productos madereros, ¿sería posible certificar otros productos derivados del monte como el corcho y las resinas?

El sistema PEFC certifica la gestión forestal de un monte y la posterior cadena de custodia de todos los productos procedentes de éste. Son certificables TODOS los productos forestales que procedan de un monte certificado, es decir no solo es certificable la madera, sino también el corcho, corteza, resina, piñones, setas, castañas, plantas aromáticas, etc.