Historias de éxito

Las empresas que han apostado por el
sello de certificación PEFC nos cuentan
sus historias de éxito

CESEFOR lanza al mercado las primeras castañas con certificación PEFC



Trufa

Cesefor, centro de servicios ubicado en Soria,  lleva más de 15 años trabajando para el sector forestal y de su industria, contribuyendo a su desarrollo y a la puesta en valor mediante el fomento de la sostenibilidad, la innovación y la investigación.

La andadura de Cesefor en materia de certificación forestal arranca precisamente en sus primeros trabajos de la mano de PEFC, sistema por el que fueron certificadas las primeras 100.000 hectáreas en Castilla y León, con el objetivo de posibilitar la puesta en el mercado de madera certificada, vertebrar el sector y promocionar los productos forestales. Siguiendo la cadena, Cesefor también trabaja en la implantación y mantenimiento de sistemas de cadenas de custodia en aquellas empresas del sector de la madera y sus derivados, que optan por  un sello de trazabilidad y gestión sostenible para sus productos.

En la actualidad esta Comunidad tiene certificadas por este sistema más de 700.000 hectáreas, reconocimiento de sostenibilidad al que ha contribuido Cesefor, de la mano de la Mesa Intersectorial de la Madera de Castilla y León (MIMCyL) como entidad solicitante y con el apoyo manifiesto de la Junta de Castilla y León, que desde el principio ha mostrado su voluntad en promover la Certificación Forestal Regional.

En lo que se refiere a hitos alcanzados, entre los más recientes  cabe destacar el que se marcaba en 2015 en León, donde PEFC España otorgó el certificado de Gestión Forestal Sostenible al primer soto de castaños, una propiedad privada, ubicada en el municipio de Corullón (comarca de El Bierzo), cuya gestión había sido encomendada a Cesefor de la mano de la Mesa del Castaño del Bierzo varios años atrás para, entre otras finalidades, llevar a cabo en ese territorio diversas actuaciones investigación, innovación y promoción de la castaña en la comarca del Bierzo.

Fruto de estos trabajos han llegado al mercado en la pasada campaña (otoño de 2018) las primeras castañas certificadas PEFC, que ya se comercializaban bajo la Marca de Garantía Castaña del Bierzo, sumando a este sello de calidad otro que certifique el origen sostenible del producto. Estas castañas fueron presentadas por primera vez en Biocastanea 2018, la IX Feria del Castaño del Bierzo y han sido comercializadas en sacos de 5kg, básicamente un formato dirigido a consumidor final.

Además del compromiso adquirido por Cesefor y la Mesa del Castaño del Bierzo mediante el acuerdo para la gestión del referido soto de castaños, en el que se especificaban labores de “promoción de la castaña en la comarca de El Bierzo”, este centro ha entendido que esta certificación supone una forma de llegar a un consumidor preocupado no sólo por la trazabilidad alimentaria (aspecto que ya cubre la Marca de Garantía), sino también por el proceso sostenible en la gestión del recurso (algo que sí acredita el sello PEFC).

También ha existido cierta voluntad de certificar estas castañas como “experiencia modelo” para mostrar a otros propietarios el ‘paso natural’ con el que se culmina una certificación que va “del bosque al plato”, señalan desde Cesefor. De hecho, este centro ya ha iniciado una ronda de contactos para el asesoramiento y formación a otras asociaciones de propietarios, con la mirada puesta en su adhesión a la Certificación Forestal Regional y, posteriormente, la certificación de las castañas de estos sotos leoneses.

Raquel Soria Ceña
Marketing Manager