Capítulo 1. Los primeros años de PEFC

 

1 de agosto 2019

La creación de PEFC en junio de 1.999, fue un momento decisivo para los propietarios de pequeños bosques en Europa, ya que marcó el inicio del desarrollo de un sistema de certificación forestal que anteponía sus necesidades, permitiéndoles conseguir la certificación, y así, el acceso a los mercados exigentes. Poco después, los propietarios forestales de fuera de Europa comenzaran a beneficiarse también de esta situación.

Después de la creación de PEFC en junio de 1.999, necesitábamos decidir en qué país estarían nuestras oficinas centrales. Luxemburgo fue elegida y, en menos de un año, la oficina de la secretaría general de PEFC ya estaba funcionando con un pequeño equipo.

La primera Newsletter fue lanzada en marzo del 2.000 como herramienta de difusión y comunicación con los miembros de PEFC y del sector forestal. PEFCC Newsletter 1.

En aquella época nos llamábamos “The Pan European Forest Certification Council”.

Un momento importante fue mayo del 2.000 cuando Finlandia, Suecia y Noruega se convierten en los primeros países en conseguir la aprobación de sus sistemas de certificación nacionales, lo que significaba que, propietarios forestales, tanto de pequeñas como grandes extensiones, podían conseguir la certificación PEFC que avalaba la gestión sostenible de sus bosques. Así surgieron los primeros 18 millones de hectáreas de bosques certificados PEFC (en la actualidad hay más de 300 millones).

 

Después de la organización de la certificación de la gestión sostenible de los bosques, PEFC comenzó a trabajar en la certificación de Cadena de Custodia, un vínculo vital entre el bosque y el consumidor. El desarrollo de los requisitos para la verificación de la certificación de Cadena de Custodia se inició en España, más concretamente en Segovia en marzo de 1.999. Un años después, la Asamblea General de PEFC aceptó por unanimidad esos requisitos, sentando las bases para la certificación de productos PEFC que poco después empezarían a aparecer en el mercado.

En 2.001, incorporamos los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en nuestras directrices para la creación de las normas nacionales, por lo que los derechos de los trabajadores son parte fundamental de las mismas.  Estas directrices marcan los requerimientos sobre cómo los países deben desarrollar su sistema de gestión de bosques a escala nacional. (ver Sustainable Forest Management benchmark standard  con especial atención a los requerimientos sociales).

Un desarrollo importante vino a principios de 2.002, cuando lanzamos nuestra primera base de datos online interactiva. A través de una nueva página web, los clientes tenían fácil acceso a la información sobre el origen de la madera certificada PEFC.

En 2.001 ya teníamos un miembro fuera de Europa: Canadá, que fue seguido por Australia, Brasil, Chile y Malasia.  Por lo que, en 2.002, ya no éramos solo europeos y tuvimos que cambiar nuestro nombre, aunque mantuvimos nuestras siglas, convirtiéndonos en 2.003 en el Programa para el Reconocimiento de la Certificación Forestal: “Programme for the Endorsement of Forest Certification”.