Bodega Abadía Retuerta: excelente vino y excelente gestión del monte y sus productos

Productos silvestres

Abadía Retuerta es una bodega vallisoletana con gran experiencia y reconocimiento en la elaboración de vinos de alta calidad. Situada en la localidad de Sardón de Duero, se integra en un entorno de larga tradición vitivinícola, en el que destaca como elemento diferenciador la abadía del siglo XII, ahora reconvertida en un hotel de lujo de primera categoría, Abadía Retuerta LeDomaine.

La excelente gestión del monte y de sus productos (madera, piñones, setas y plantas aromáticas), de acuerdo a los principios de la Gestión Forestal Sostenible les ha valido la obtención del certificado PEFC. Además, desarrollan proyectos de control biológico de plagas, iniciativas para la prevención natural contra incendios, etc.

Desde 1996, año en que se fundó Abadía Retuerta, el cuidado de lo que nos rodea siempre ha sido una prioridad. Es nuestra misión respetar y conservar el legado que nos dejaron los monjes premostratenses que estuvieron asentados en  la abadía del siglo XII y en los terrenos que forman parte de nuestra finca.

Hace años decidimos sumar a este cuidado el adherirnos a iniciativas como la de PEFC, y dedicar parte de nuestro tiempo a mantener la flora, la fauna, el bosque, el agua, etc. Es tan importante para nosotros que podemos asegurar que actualmente es uno de los pilares de la compañía en lo que a RSC se refiere.

En Abadía Retuerta -distinguida con el certificado Q de Calidad Turística en el ámbito del Enoturismo- trabajamos sobre un plan director del que están al tanto los trabajadores. Nuestros empleados y clientes -además de distribuidores, importadores, prensa y visitantes- conocen tanto nuestros proyectos medioambientales como la obtención del reconocimiento PEFC. El uso del sello como parte de la imagen de nuestra compañía demuestra nuestra contribución a la protección de los recursos forestales del planeta.

Elena Revilla
Coordinadora de Marketing y Comunicación

De las 700 hectáreas de la finca, casi 300 son monte y bosque repoblado con variedades autóctonas. Dentro de la finca existen dos áreas protegidas y calificadas como Lugar de Interés Comunitario (El Carrascal  y  la Ribera del río Duero) enmarcadas en el proyecto europeo Red Natura 2000. Por su situación privilegiada en un paraje natural excepcional, la filosofía de la empresa es mantener, cuidar, disfrutar y aprovechar su extraordinaria riqueza natural y medioambiental. Los pinares, los encinares, la ribera, los humedales y los cultivos de viñedo albergan una gran diversidad de flora y fauna. Preservar la calidad medioambiental del paraje es prioritario. El respeto por el medio ambiente es un principio básico en su política de gestión empresarial, a fin de  garantizar el desarrollo sostenible y la personalidad de cada terruño. Por este motivo, ha desarrollado medidas de respeto al medioambiente que se implantan en todos los procesos de producción. 

En lo referente a la preservación del entorno, además de la participación en el proyecto Red Natura 2000, labodega tiene en marcha un proyecto de ordenación del monte destinado a cuidar la masa forestal y fomentar la biodiversidad. Desde1996 se han realizado plantaciones, limpieza de pinares, creación de cortafuegos, etc. Desde entonces se han plantado unos 65.000 pinos. El plan se inició en 2007 y tiene como objetivos la persistencia, estabilidad y mejora de la masa forestal, el rendimiento sostenido de las producciones del monte y elafianzamiento de la biodiversidad.

Volver a la lista

Memoria PEFC 2019

Contacto Comunicación

Araceli Muñoz García

Comunicación y Marketing