Coca-Cola apuesta por la certificación forestal PEFC como herramienta necesaria para la neutralización de la huella ecológica

25 de enero de 2021 RSE y Marcas

Las alianzas entre Coca-Cola y PEFC se dirigen a la  descarbonización del sector de bebidas y al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Coca-Cola es una gran marca reconocida  internacionalmente que cuenta con una destacable trayectoria en materia de  inversión en innovación y sostenibilidad. Los retos que cada año desafía tienen  el mismo fin: neutralizar el impacto ambiental a través de distintas estrategias de sostenibilidad y cambios en el modelo económico y productivo  para crear una economía circular y verde. 

Como afirmó Ana Gascón Ramos, directora de  Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia., en su  intervención en el Foro virtual PEFC “Construyendo  el futuro: sostenibilidad, empresa, sociedad y consumidores”, “Cuando tienes  claro quién eres como empresa y en qué te quieres transformar en el futuro, la  hoja de ruta a seguir hacia una empresa 100% responsable es clara. Las empresas  tenemos que asumir nuestra parte de responsabilidad: tenemos que reducir el  impacto ambiental negativo que generamos, aumentar el impacto social positivo y que en ese camino tenemos que liderar una transformación de la economía que nos  ayude a afrontar todos los retos de cambio hacia una economía circular.” 

En este sentido, Coca-Cola ha apostado por buscar  soluciones medioambientalmente sostenibles como la sustitución del plástico de   los agrupadores de latas y botellas, el fomento de la fabricación de envases  con material reciclado o la puesta en marcha de proyectos responsables que reducen  y compensan su huella de carbono. Un ejemplo claro es la decisión que tomaron  en 2019 para elaborar un packaging secundario de cartón para los packs de las  latas de 200 ml y, a finales del pasado 2020, la sustitución del clásico film agrupador de latas por un agrupador de cartón, CanCollar®, reduciendo así en  11.000 toneladas anuales el plástico utilizado en Europa. Esta última   iniciativa de ecodiseño ha supuesto una inversión de más de 2,5 millones de  euros y permitirá la generación de un tejido económico responsable en el área  metropolitana de Barcelona de la mano de la empresa certificada en Cadena de  Custodia WestRock.

Además de todo esto, como decisión encaminada hacia  la preservación de la biodiversidad y el consumo de proximidad, han optado por  la certificación forestal PEFC en los  envases de cartón para asegurar un origen de fuentes gestionadas de manera  responsable y el cumplimiento de garantías de sostenibilidad en el ámbito  económico, social y ambiental en toda la cadena de suministro. La importancia  de los bosques y sus servicios ecosistémicos es muy relevante para Coca-Cola.  Muestra de ello son otras palabras que añadió Ana Gascón Ramos: “Tenemos que  ser conscientes de la trascendencia socioeconómica y cultural del bosque y sus  amplias oportunidades para formar parte del capital ambiental y natural y conseguir  entornos rurales mucho más ricos, economías locales que se puedan sostener y un  equilibrio que se mantenga en el tiempo.” 

Así, el camino hacia un sector descarbonizado y una  reducción de la huella ecológica de Coca-Cola es fundamental para seguir progresando y, entre todos, alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y  un futuro climáticamente neutro.


Memoria PEFC 2019

Contacto Comunicación

Araceli Muñoz García

Comunicación y Marketing