Hacer que la certificación funcione para todos

Gracias a nuestro mecanismo de certificación de grupo, muchos selvicultores y gestores de pequeñas extensiones forestales han logrado la certificación PEFC

Hacer que la certificación funcione para todo el mundo

La certificación forestal debe ser equilibrada, por un lado, los requisitos deben ser lo suficientemente estrictos como para asegurar que la gestión sostenible de un bosque sea socialmente justa, ecológicamente racional y económicamente viable, y por otro debe ser alcanzable para los todos los selvicultores y gestores, tanto de grandes como de pequeñas superficies forestales.  

Lograr la certificación forestal puede ser costoso, tanto en tiempo como en dinero. Para las empresas grandes y medianas, y selvicultores que poseen o gestionan grandes superficies de bosques, la certificación individual es la opción perfecta para demostrar sus prácticas de gestión forestal sostenible.

Muchos de los propietarios de bosques pequeños o familiares han logrado la certificación PEFC en todo el mundo mediante la certificación de grupo Sin embargo, para los millones selvicultores y propietarios de pequeñas superficies forestales, bosques familiares y comunitarios, el coste de la certificación individual puede suponer un obstáculo importante, por este motivo para ellos la mejor opción es la certificación en grupo. Fueron estos propietarios de pequeñas superficies los que fundaron PEFC, por lo que desde sus primeros días la organización ha defendido sus intereses. 

Es fundamental que puedan lograr la certificación y beneficiarse de las ventajas que ésta conlleva, ya que el 25% de los bosques del mundo son propiedad de familias y comunidades, por lo cual es muy importante para el planeta. De hecho, en muchos de los países donde trabaja para establecer o ampliar la superficie forestal certificada, las pequeñas propiedades representan una parte importante de los recursos forestales.

La certificación de grupo para los pequeños propietarios de bosques

La certificación de grupo permite a los selvicultores que gestionan pequeñas superficies forestales agruparse y organizarse, poner en común sus recursos y trabajar en equipo para lograr la certificación. Esto hace que la certificación PEFC sea asequible y práctica para este tipo de selvicultores.

El desarrollo del mecanismo de la certificación de grupo es sólo el punto de partida. A través de nuestras asociaciones e iniciativas, seguimos invirtiendo en proyectos y actividades que apoyan la certificación de los selvicultores de bosques pequeños y familiares a través del compromiso, la innovación y la creación de capacidades.